Bauhaus tiene mucho que darnos en julio

Bauhaus tiene mucho que darnos en julio

Este mes se celebra el centenario de la fundación Bauhaus, la escuela de arquitectura, diseño y arte fundada por Waler Gropius y que desde 1919 ha ofrecido centenares de formas de arte que han deslumbrado al mundo por completo.

Bauhaus se transformó de escuela a movimiento, a ideología. Tanto que en la actualidad sigue siendo referente para la educación arquitectónica y artística del mundo.

El hogar del vanguardismo celebró recientemente su centenario, lo hizo de maneras que están dando mucho de qué hablar en distintos campos.

Cine, exposición y celebraciones

El pasado 6 de julio se celebró un tributo a Bauhaus en Tenerife, el mismo consistió en el estreno de Lotte am Bauhaus, una película dirigida por Grego Schitzler y apoyada por Annemarie Jaegg, directora actual del Archivo Bauhaus.

La producción audiovisual no se enfoca directamente en la vida de Gropius, sino en el papel que ejecutaron muchas mujeres revolucionarias de la época para contribuir al diseño y a la arquitectura.

La protagonista de esta historia es Alma Siedhoff-Buscher, una de las tantas mujeres que apsaron por la academia y que le dieron buena parte de su vida a ella. En el caso específico de Alma, su vocación estaba en diseñar y crear juguetes para niños.

Su trabajo estuvo enfocado en investigar desde la mirada pedagógica infantil, todo para diseñar juguetes que estimularan su imaginación y les motivaran a crear y aprender a través del juego.

La importancia de Bauhaus para el mundo no radica solo en sus aportes artísticos, sino en que fue una de las primeras academias de la historia que permitió el acceso a mujeres a sus programas de estudio desde sus inicios.

A pesar de ello, y como se aprecia en Lotte am Bauhaus, las mujeres a pesar de tener un desempeño extraordinario, muy pocas veces fueron tratadas como igual a los hombres que pasaban por los pasillos de la academia, y mucho menos fueron reconocidas en su momento como las artistas que lograron ser.

Muchas ellas lograron quitarse el estigma de ser amas de casa y madres de familia a través de su trabajo, como fue el caso de Anni Albers, reconocida tejedora, pintora y diseñadora alemana que además logró ser profesora de Bauhaus.

Aun así, muchas de las mujeres que pasaron por esta academia tuvieron que conformarse con asistir a talleres de tejido y cerámica.

En esta película seremos testigos del derroche de creatividad vanguardista de la época y de la lucha por las mujeres que duró 14 años por ser reconocidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *