¿Cómo el arte puede ser más que algo bello?

¿Cómo el arte puede ser más que algo bello?

Cuando hablamos de arte, usualmente pensamos en pinturas que pueden estar en las paredes de nuestra sala o en museos de renombre, en esculturas de más de dos metros de altura, algunas abstractas o explícitas.

Pensar en el arte como algo ajeno a la cotidianidad es algo que quedó atrás hace muchos años, pues hacer y concebir el arte ahora es una herramienta pedagógica, incluso para personas con algún tipo de discapacidad.

Tal es el enfoque de la Asociación de Padres de Niños y Adolescentes con Discapacidad de Ibiza y Formentera, quienes han organizado una pintada colectiva de murales por parte de sus pacientes y asistentes con el fin de demostrar las habilidades de los mismos.

Discapacidad intelectual no es sinónimo de incapacidad absoluta

Desde hace muchos años que profesionales del diseño, psicología, pedagogía y sociología se han puesto de acuerdo en una cosa: el arte sana.

Y es que lo que es y no es arte solo puede ser definido por aquel que lo realiza, y más allá de la concepción banal de aquello que es o no lindo, el arte tiene la función de sanar, de sacar aquello más profundo de una persona y exponerlo en un lienzo de tela, papel, piedra, plastilina, madera, o cualquier elemento.

En el caso de la Aspanadif, se han asociado con artistas urbanos locales que le permitieron a los chicos que hacen vida en la asociación aprender un poco del arte callejero y cómo pueden expresarse distintas opiniones y sentimientos a través de los murales.

Bajo el lema “Todos somos uno”, los chicos de la asociación junto a los artistas urbanos diseñan piezas que demuestren que su discapacidad no es una limitación para entrar en el mercado laboral.

En otras ocasiones se ha usado el arte en murales como forma de evidenciar que un colectivo tiene algo que expresar, por ejemplo, en numerosas escuelas ubicadas en urbanizaciones y barrios tanto de Europa como de América Latina, los murales expresan el deseo de aprender y de ser gente de bien, mensajes de aceptación e inclusión, en contra del uso de armas y consumo de drogas.

El arte como herramienta expresionista y reivindicativa siempre ha existido, pero sus usos pedagógicos tienden a dejarse de lado por temas de logística, cuando en realidad, un pequeño esfuerzo de coordinación puede dar frutos inesperados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *